COMISIÓN: Turismo para Todos

Desde hace décadas la actividad turística internacional trabajó para derribar las barreras culturales, políticas y en especial arquitectónicas, para facilitar el acceso al disfrute de un mayor número de viajeros.

Las barreras arquitectónicas han impedido durante siglos que las personas con una discapacidad motriz, ya sea permanente u ocasional, puedan disfrutar con total comodidad de las mismas experiencias turísticas que otras personas. Lo mismo para aquellos que sufren discapacidades visuales o auditivas.

El marketing turístico y el estudio del segmento de las personas con discapacidad, mostró acabadamente la enorme importancia de generar un turismo accesible para un mayor espectro de problemáticas.

La adaptación más allá de los espacios, de la señalética, la información adaptadas para personas ciegas y sordas, el disfrute de deportes para personas lisiadas o cuadripléjicas, ha revolucionado el descanso de miles de familias en todo el mundo. Familias que durante muchos años estaban totalmente limitadas para poder viajar juntas y/o para poder viajar acompañados por el familiar discapacitado.

Las normas internacionales de calidad de servicios y de responsabilidad social empresaria han contribuido ampliamente al desarrollo de un turismo al alcance de muchas más personas. Hoy en día los límites son solo mentales, fomentar las facilidades existentes en los diferentes destinos es una obligación ética de los operadores turísticos.